Perfil de usuario
¡Bienvenido, Invitado!
Conectarse

Recuperar mi contraseña

Últimos temas
Últimos temas
» [Normal] Velvet City -Welcome to the Limbo-
Dom Mayo 24, 2015 1:33 pm por Invitado

» ¡HEY MIRA! Una presentación (?)
Sáb Mayo 16, 2015 10:49 pm por Samy Daishi

» ID Samy Daishi "I am not a princess" -Terminada-
Sáb Mayo 16, 2015 10:41 pm por Samy Daishi

» Pokémon Elysium Rol [Confirmación Élite]
Jue Mar 12, 2015 3:32 pm por Invitado

» Shocking Nights [Afiliación Élite]
Jue Mar 12, 2015 12:25 am por Invitado

» School Mafia | Afiliación Elite | Cambio de Boton
Jue Mar 05, 2015 6:44 pm por Invitado

» Everybody Tell LIES [Élite]
Lun Feb 23, 2015 5:08 pm por Invitado

» Pearlhook University (Normal)
Sáb Feb 21, 2015 7:08 pm por Invitado

» Una ENORME disculpa.
Miér Feb 11, 2015 6:22 pm por Kadmus

¿Quién está online?
Vea quiénes están conectados
¿Quién está en línea?
En total hay 2 usuarios en línea: 0 Registrados, 0 Ocultos y 2 Invitados

Ninguno

[ Ver toda la lista ]


La mayor cantidad de usuarios en línea fue 15 el Sáb Ene 10, 2015 2:24 am.
Foros Hermano
Afiliaciones Élite
Créditos
¡Gracias por todo!
Eclagge contiene una historia original hecha por el staff, al igual que el diseño que fue realizado por Ren, administrador del foro y co-fundador; ayudado por el staff. Las imágenes fueron tomadas de Zero Chan y editadas en PS, posteriormente subidas a Imgur. Queremos agradecer por los tutoriales y códigos dados por Our Source Code y A Thousand Fireflies. Este foro está protegido bajo una licencia de Creative Commons (CC).

The Sword and the Stone

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

The Sword and the Stone

Mensaje por Kadmus el Sáb Feb 07, 2015 5:45 pm


Edad
 25 años
Sexo
 Masculino
Clase
 Defense
Elemento
Tierra
Orientación Sexual
Heterosensual
Kadmus
 
Descripción Psicológica
¿Qué es  lo que piensa el chico de ojos azules? No es una pregunta que tenga una única respuesta, como cualquiera que le conozca puede decirte.
Kadmus es muy dado a la risa, a hacer bromas y levantar el ánimo de los demás cada vez que puede. Es como un perro, si ve a alguien triste intentará animarle, y si vi a alguien contento se unirá a él en su alegría. Pero los perros no son sólo risas, tampoco lo es Kadmus. Suele ser muy protector con aquellos que le importan, puede aguantar toda clase de insultos contra su persona pero jamás dejará pasar un insulto dirigido a alguien que le acompañe, ni hablar de los golpes. Muchos le han acusado de ser un busca pleitos, pero él jamás se ha considerado uno, simplemente no cree justo que aquellos que tienen más poder o fuerza que el resto se crean con el derecho de imponer su voluntad allá donde van. No, él luchará (y lo ha hecho) por evitar aquellos abusos, lo que le ha granjeado una enorme cantidad de problemas y heridas que no han hecho más que pulir sus habilidades en combate.
¿El no recordar nada de su pasado? No, no es problema para este gigante con alma de niño, simplemente es una anécdota en su vida que pocas veces le afecta más allá de una melancolía pasajera. Él es quien es porque se ha construido a sí mismo, a imagen y semejanza de sus modelos a seguir, aquellos de los antiguos libros que encontró en Aldebarán, los llamados Caballeros con sus brillantes armaduras, los Guerreros con sus poderosos puños y los Héroes, aquellos con un corazón fuerte y noble. Hay quien diría que esta forma de pensar es propia de un niño, puede estar en lo cierto, ¿Pero no son los niños quienes mejor ven el mundo que nos rodea?
El chico siente gran admiración por los Dragones, la figura de dicha criatura siempre le llamó la atención, un ser poderoso, sabio y magnífico, encarnación de una naturaleza y poder ya olvidados. Por este motivo sus ataques elementales suelen tener similitudes o características de este ser, por más dura que sea la batalla, él encontrará la forma de emular a un Dragón.
Así mismo, Kadmus sigue ideales muy marcados sobre qué hacer frente a los demás. No golpeará mujeres a no ser que sea estrictamente necesario dado que los caballeros no hacen eso, si ve a alguien en peligro le ayudará, no importa que tan en desventaja se encuentre, pero por sobre todo, no tolera que traten mal a los niños,bajo ningún punto lo permitirá. 
 
Descripción Física
Alto, de aproximadamente dos metros veinte centímetros de estatura y unos 75 kilos de peso, tiene un cuerpo delgado pero firme, con músculos bien definidos sin llegar a las formas grotescas de los físico-culturistas. Su cabello, negro como noche sin estrellas, cae desde su cabeza hasta llegar entre los omóplatos, en una cascada lisa y llena de pinchos, ya que su pelo se obstina en tomar forma de lomo de puerco espín, haciendo todo esfuerzo por peinarlo un malgasto de tiempo. Sus ojos, por otro lado, son azules como el zafiro y en momentos de extrema adrenalina, pueden llegar a emitir un leve brillo.
 
 
 
Click aquí para ver imagen del físico
Historia
Como el lector habrá notado Kadmus es un joven normal, algo demasiado alto pero aún así normal, teniendo en cuenta que es normal manejar elementos en este planeta, claramente. Pero detrás de aquellos ojos azules y de la extraña falta de memoria hay un pasado nebuloso, una extraña cadencia de sonidos inconexos ante la primera apariencia que en segunda instancia se develan como una sinfonía etérea y oscura cuyo inicio y final solo pueden adivinarse con ayuda de la imaginación.
 
No se hablará aquí de donde viene Kadmus, ni sobre quienes son sus padres, si es que los tiene. Aquí se hablará de como llegó a este mundo y de lo que le sucedió en él.
 
Aldebarán es un territorio desconocido y repleto de misterios para la mayoría de los habitantes del mundo conocido. En las cuatro ciudades se habla de Aldebarán en pasado, como si su existencia perteneciese más al reino de lo remoto y lo féerico antes que al mundo terrenal, pero lo cierto es que Aldebarán es parte importante de la historia del planeta. Abandonado en el gran éxodo que siguió a las rencillas internas entre sus nuevos habitantes, el territorio quedó colmado de ruinas fabulosas y edificios que albergaron y aún albergan un poder y secretos largo tiempo dormidos. la sombra del Gran Árbol es basta y en ella muchos han encontrado refugio, aún luego del cisma.
Los recuerdos más tempranos de Kadmus datan a sus adolescentes quince años, donde correteaba por entre las ramas y edificios que surgían desde el Gran Árbol, aprendiendo a manejar y mover su cuerpo en concordancia con sus deseos. Aquellos años fueron felices, aprendió a leer junto con el viejo Caam, quien vivía bajo una de las grandes raíces de Khaelos, el que Kadmus llamaba Gran Árbol, aprendiendo a luchar con sus manos y pies junto a Tulris, el barbado luchador de cabellos rojos, el manejo de la espada lo aprendió de Laelas, la nunca vencida, cuyos cabellos castaños eran tan mortales como su espada. Todos ellos eran parte de las gentes que vivían en aquel lugar fuera de los lugares, como gustaba llamarle Caam. Pero si algo le dejó en claro el viejo fue que él no era parte de dicho lugar, que él no era como ellos, las estrellas se lo habían dicho y la tierra lo cantaba cuando él la llamaba. Kadmus nunca entendió dichas palabras y poco le importaron, nunca se sintió extranjero entre los habitantes del Árbol, aunque tampoco sintió que fueran parte de su familia, vale decir. ¿Por sus padres? Nunca preguntó nada, allí eran pocos los que los tenían y aún menos los que se llevaban bien con ellos.
Todo siguió su curso normal, el chico creció rápidamente a través de los años, volviéndose el más alto del lugar, pudiendo a los veinte años mirar directamente a los ojos y luego rebasar a Gerruf el Herrero, legendario armero que jamás hacía un arma más baja que él (lo que significaba que todos acudieran a él cuando buscaban Lanzas, Alabardas o armas de rango medio, pero nadie cuando buscasen espadas o hachas), quien en recompensa le regaló un arma que se acomodara al estilo de pelea frontal y directo del chico, un Espadón de mithril de dos metros de alto y unos 55 kilos de peso, lo que le convirtió rápidamente en la envidia de los demás chicos de su edad. Digamos que Caam también era legendario por sus precios de trabajo.
Mientras tanto el chico siguió creciendo, conoció a otras chicas y tuvo problemas con algunos padres a causa de ello, pero nada realmente importante. 
El tiempo pasaba y Khaelos se hacía cada vez más pequeño para el joven de ojos azules y cabello negro, quería conocer el mundo, vivir aventuras como los personajes de los libros que había leído, poder contar su propia historia. La juventud es así, un sueño enérgico e intempestivo que avanza hacia adelante abarcando todo lo que puede. Así, llegó el día en que Kadmus partió hacia Jeohang con sus 22 años recién cumplidos,siguiendo el consejo de Caam, quien le envió a la ciudad de los metales para que pudiese aprender las costumbres de la sociedad en un ambiente que no fuera tan hostil con un extranjero, menos aún si este extranjero también era capaz de jugar con la Tierra a su antojo.
El chico no tuvo mayores problemas para encajar en aquel lugar extraño a sus ojos pero no a su imaginación, las costumbres no eran tan distintas a las de Aldebarán ni a las de los libros que él leyese. Lo que le impresionó fue el tamaño de los edificios y la cantidad de gente que albergaban en su interior, algo totalmente distinto a las derruidas edificaciones que conociera en Aldebarán. En Jeohang rió, comió, besó y luchó, ganándose algún renombre entre los luchadores clandestinos gracias a su Espadón y a sus técnicas de manejo de Tierra, más intuitivas qué premeditadas pero siempre con dragones presentes. 
Durante el tiempo libre que le quedaba entre pelea y pelea, Kadmus disfrutaba visitando alguna de las bibliotecas de la ciudad, donde leía obras e historias que en Aldebarán no conocía. Usualmente su figura de dos metros veinte de alto desencajaba entre las de los eruditos asiduos a dichos lugares, pero eso no importaba en aquellos lugares.  El que quisiera leer que leyera.
A pesar de que se siente cómodo en la Ciudad de los Metales, el ansia de conocer el mundo pronto llevará a Kadmus a recorrer el resto del mundo. ¿Quién sabe? Quizás justo en este momento está cruzando el desierto en busca de nuevas aventuras.
Extras
Le gusta el ketchup.
Le gusta comer, mucho. Por algún motivo no engorda, se mantiene en forma aún luego de comer lo que tres personas.
El alcohol no le afecta. Tampoco se sabe la razón.
Le gusta comer cosas con ketchup.
Ha matado, y lo volverá a hacer de ser necesario.

avatar
Kadmus
Defense Principiante

Defense Principiante

Mensajes : 3
Fecha de inscripción : 21/01/2015

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: The Sword and the Stone

Mensaje por Lucina el Sáb Feb 07, 2015 11:43 pm

¡Ficha Aceptada! 



¡Bienvenido a Eclagge!
Todo se encuentra en orden, ahora podrás comenzar tu aventura ¡Mucha suerte! Esperamos que rolees mucho y que disfrutes de tu estadía
Links útiles
:
Registro
Sistema de batalla
Tienda

_________________
avatar
Lucina
Short Principiante

Short Principiante

Mensajes : 21
Fecha de inscripción : 16/10/2014
Edad : 21

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.